5 razones para cambiar una bañera por una ducha

razones para cambiar una bañera por una ducha

15 Ago 5 razones para cambiar una bañera por una ducha

En una casa con niños pequeños, la verdad es que se agradece que el baño disponga de bañera. Pero llega un momento en que los niños dejan de serlo y la bañera, la mayor parte de las veces, se utiliza a modo de ducha.

Es cierto que a todos nos gusta disfrutar de un baño relajante de vez en cuando… ¿A quién no? Pero seguramente podrás contar con los dedos de una mano las veces que lo has hecho. Es por ello que sustituir la bañera por un plato de ducha, quizás te resultaría mucho más cómodo.

Dedicamos el artículo de hoy a mostrarte 5 razones para cambiar la bañera por una ducha, que pueden hacerte la vida más sencilla. ¿Acabarás por convencerte? Nosotros creemos que sí…

1. Ganarás en comodidad

La rutina diaria y las prisas nos llevan a levantarnos por la mañana y darnos una ducha rápida. De hecho, lo más rápida posible para no perder ni un minuto de nuestro tiempo, en el que cada una de las acciones que llevamos a cabo se encuentra cronometrada al segundo.

2. Ocupa menos espacio

Una bañera, por pequeña que sea, siempre ocupará más espacio que una ducha. Existen platos de ducha de muchos tamaños y siempre tendrás oportunidad de escoger la opción que mejor se adapte a tu espacio disponible.

La hay cuadradas, rectangulares, redondas e incluso esquineras. Estas últimas son perfectas cuando cada centímetro cuenta.

Que los baños actuales son más pequeños que los de antaño es una realidad. Por ello, cualquier centímetro que puedas ganar en el baño es de gran importancia. El espacio que quedará libre tras quitar la ducha podrás utilizarlo para colocar un armario en el que guardar las toallas y otros utensilios, un toallero o simplemente para disfrutar de mayor libertad de movimiento.

En este sentido, con la reforma del baño no solo conseguirás ganar espacio, sino que además lograrás una mayor sensación de amplitud.

3. Acceso más fácil

Está comprobado que las bañeras suponen un mayor riesgo de padecer accidentes domésticos que las duchas. Buena parte de los accidentes que tienen lugar en el hogar son debidos a tropezones inesperados, muchos de ellos en la bañera. Si en tu casa hay personas mayores o personas con movilidad reducida, quizás es el momento de realizar la reforma del baño.

También puedes aprovechar para instalar algunos accesorios, a modo de ayuda, como barras de sujeción o soluciones antideslizantes.

Además, puedes colocar el plato de ducha a ras de suelo, que es la opción ideal para facilitar el acceso a personas que cuentan con algunas limitaciones físicas. Y, si es necesario, asegúrate de que el acceso a la ducha con una silla de ruedas sea posible.

 

razones para cambiar una bañera por una ducha

4. Consigue un mayor ahorro

Llenar una bañera requiere de una mayor cantidad de agua que el hecho de darse una ducha. Con ello, conseguirás un ahorro a final de mes con el que amortizarás rápidamente la obra realizada.

Asimismo, este ahorro de agua repercute de forma positiva a nivel medioambiental, lo cual es un factor de suma importancia a tener en cuenta. En este sentido, darse una ducha rápida es más responsable y sostenible para el medio ambiente que darse un baño, por muy relajante que sea.

5. Reforma económica

Cambiar la bañera por una ducha resulta una obra sencilla, que nada tiene que ver con la obra de gran envergadura que te imaginabas. Además de que la tendrás lista en pocos días, te resultará bastante económica. Esto es debido a que las duchas son más económicas que las bañeras, y ello permite ajustar más los precios.

Además, si por casualidad guardaste restos de baldosas del baño… ¡mejor que mejor! No tendrás que invertir en comprar algunas de ellas.

Reformador, tu empresa de confianza para la reforma de tu baño

Es probable que alguna vez te hayas planteado reformar el baño y cambiar la bañera por la ducha, por ser una opción más cómoda y funcional. Si lo has desestimado por pensar que es una obra costosa y complicada, ya puedes volver a replanteártelo porque no hay nada más alejado de la realidad.

Quitar la bañera y sustituirla por una ducha es una obra muy sencilla, rápida y económica, que puedes tener lista en tan solo unos pocos días.

En definitiva, cambiar la bañera por un plato de ducha es una de las reformas más solicitadas. Al ser una obra sencilla, puedes llevarla a cabo tú mismo, pero si no te ves con ánimo o simplemente no te apetece, contacta con nosotros y te ofreceremos la mejor solución, al mejor precio y sin ningún compromiso.



O si lo prefieres, llama GRATIS al 900 901 077 y te ayudaremos con tu reforma