Consejos para acoger una reforma integral en tu vivienda

21 Jul Consejos para acoger una reforma integral en tu vivienda

En el momento de decidirse por dar inicio al proyecto de reforma integral de tu vivienda, seguramente habremos seguido una serie de pasos que nos han llevado hasta el comienzo de la obra.

Los próximos meses serán un lapso de tiempo en el que aprender, modificar nuestro entorno más inmediato y descubrir cómo adaptar el mismo a nuestras necesidades. Se convierte en una de esas experiencias que, casi, embriaga de placer.

Antes del pistoletazo de salida, pasaremos por una serie de fases, tomaremos decisiones y completaremos y personalizaremos una idea a través de nuestras opiniones e intereses más primarios. Así, entre nuestras principales preocupaciones estará, lógicamente, la rentabilidad del proyecto, el futuro diseño de nuestro hogar y, por supuesto, cómo todo ello se adaptará a nuestras necesidades.

Para ello, el equipo encargado de la reforma deberá escuchar, interpretar y evaluar lo que el cliente quiere, qué coste supone el trabajo y qué tiempos habrá que establecer. Para que todo salga rodado, te planteamos los 8 pasos fundamentales que cualquier reforma integral debería suponer antes del pistoletazo de salida.[/vc_column_text]

[/vc_column][/vc_row]
Consejos para acoger una reforma integral

1. Sal por la puerta, entra y visita tu hogar

La mayoría de interioristas y equipos de reforma te recomendarán que te deshagas de tus opiniones por un rato. Sal, entra y mira tu casa con otros ojos.

Presta atención a cada detalle, piensa en las necesidades de toda la familia y sé crítico. Lo más recomendable es que vayas apuntando cada uno de los aspectos que te gustaría modificar y mejorar.

Esto te permitirá anotar todos los cambios o errores que ves en tu hogar (distribución, luz, estancias, aislamiento…). Recuerda que no estás buscando soluciones directamente, sino marcando aquellos puntos que desearías mejorar. El equipo encargado de llevar a cabo la reforma integral de tu vivienda será quien se encargue de encontrar las mejores soluciones.

2. Profesionales con referencias

En tu lista se establecerán las prioridades del proyecto de reforma, y el equipo encargado de la misma te ofrecerá sus soluciones con un planteamiento profesional. En él se desglosará el precio, los tiempos de trabajo, la necesidad de licencias o ventajas fiscales, si procede.

En el momento de buscar un profesional que se encargue de llevar a cabo la reforma integral de la vivienda, quizás lo mejor es contactar con varios de ellos. De este modo, podrás comparar los diferentes presupuestos y escoger el que más se ajuste a tus circunstancias. Eso sí… es importante que todos presupuesten lo mismo, ya que en caso contrario será muy difícil comparar.

En Reformador creemos que todo ello es básico para evitar disgustos y una experiencia deficiente: mejor prevenir que curar.

3. Tu casa, no estancias

Un error muy común es ver nuestro hogar como una sucesión de habitaciones y espacios. Una vivienda es un conjunto de espacios que deben complementarse unos con otros; ni se te ocurra pensar en la cocina sin tener presente el salón, las habitaciones e incluso el baño. Esto tiene mucho que ver con suelos, pintura e incluso iluminación, ¿no te parece?

4. Fuertes vs. débiles

Sí, lo sabemos. Tu proyecto recoge un cambio radical del salón y los exteriores del chalet, pero ¿has pensado bien en las conducciones de agua y gas? ¿Crees que mejorar su estado no es más prioritario?

A menudo, un proyecto de reforma integral del hogar debe revisarse con lupa para que los tiempos y el precio final mantengan un orden conveniente que, más tarde, no perjudique la vida diaria. Piensa que estamos invirtiendo en tiempo, y tal desembolso debería dotar entre 15 y 20 años sin grandes cambios en el hogar.

5. La normativa, de la mano

Por mucho que nos fastidie a menudo, la ley es la ley, y el 99% de las veces está ahí para protegernos y ayudarnos.

Es importante que sepas que la mayor parte de obras precisan de permisos muy sencillos de tramitar, que al final ni resultan muy caros ni tampoco muy complejos.

Por ello, es importante no olvidar que:

  • Tanto las obras menores como mayores deben ser comunicadas al ayuntamiento
  • Infórmate de las tasas o delégalo en la empresa de reformas: suelen oscilar entre el 1 y el 7% del presupuesto del trabajo
  • No olvides el impuesto de construcción (alrededor del 3% del gasto total)
Consejos para acoger una reforma integral

6. Ahorro energético

Hoy más que nunca, una reforma integral del hogar tiene que dirigirse hacia un menor consumo energético. Además, si orientamos los trabajos hacia una mayor eficiencia es probable que podamos acogernos con mayor facilidad a bonificaciones y deducciones estatales o autonómicas. También tu bolsillo y la economía familiar lo notarán rápido.

7. Tiempos de trabajo

Otra cuestión a tener muy presente antes de entrar en una reforma integral son los tiempos de trabajo.

Para empezar, lo mejor que puedes hacer es armarte de paciencia. Plantéate que nunca será algo de una semana, por lo que lo mejor es que tengas muy decidido cómo, cuánto tiempo y por qué quieres hacer todo lo que quieres hacer.

Ten en cuenta que en ninguna reforma las prisas no son buenas, y en este sentido es mejor planificar bien y tomarse el tiempo que sea necesario. Es probable que a lo largo del proyecto de reforma de tu vivienda surjan diversos imprevistos y es en estos momentos, cuando podrás comprobar la profesionalidad del equipo escogido. Un buen profesional siempre encontrará la solución adecuada.

Una vez planteado, evalúa, modifica y adapta a la medida de tus necesidades y asegúrate que es así como quieres poner en marcha los trabajos.

8. Hazlo por ti

Por último, no olvides que la reforma integral de tu vivienda es un proyecto de tu familia (o personal), y que tú y solo tú (o vosotros) debes estar de acuerdo, verla con buenos ojos y tener la potestad de conseguir que el mundo se adapte a ti y a lo que tú quieres para tu hogar.



O si lo prefieres, llama GRATIS al 900 901 077 y te ayudaremos con tu reforma