Aprende a elegir pintura impermeabilizante por zonas del hogar

elegir pintura impermeabilizante

19 Dic Aprende a elegir pintura impermeabilizante por zonas del hogar

¿Harto de humedades en casa? Desconchones, moho, o sencillamente esas desagradables manchas oscuras, son problemas habituales en los hogares. Pero, afortunadamente, tienen solución.

La clave pasa por elegir la pintura impermeabilizante adecuada. En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber para acertar a la primera y resolver tus problemas de humedades de una vez por todas.

¡No te lo pierdas!

Detecta (y repara) el origen de la humedad

Lo primero es averiguar si la humedad que ha aparecido se ha originado dentro de la casa, o fuera. Si no sabes esto, es imposible solucionar el problema. Pero por suerte, es muy fácil de averiguar.

Básicamente, las manchas de humedad salen por CONDENSACIÓN o por FILTRACIÓN.

Y antes de pintar tendrás que solucionar el problema.

Humedad por Condensación

Este tipo de humedad se genera cuando las paredes no tienen un buen aislamiento térmico. El frío del exterior contrasta con el calor dentro de la vivienda, y la humedad ambiental evapora y se condensa, originando las manchas.

La solución para esto es mejorar el aislamiento térmico del muro. Otra opción de batalla es mejorar la ventilación de la zona, igual que se hace en el baño para evitar la condensación tras la ducha. Abrir una ventana, instalar un extractor de aire, o  adquirir un deshumidificador ayudará con el problema.

elegir pintura impermeabilizante

Humedad por Filtración

Estas humedades vienen desde fuera, porque el muro, techo o suelo no están bien impermeabilizados. Así, un escape de una tubería, o dos días seguidos de lluvia, pueden originarte enseguida una humedad.

En este caso lo que toca es impermeabilizar bien la zona exterior. Ahora veremos cómo.

El truco del papel de aluminio

¿Cómo saber entonces si la mancha que ha salido es interior (condensación) o exterior (filtración)? Pues con un sencillo truco para el que sólo necesitas papel de aluminio.

Coge un trozo de papel de aluminio y pégalo a la pared con humedades con ayuda de cinta adhesiva. Y déjalo ahí un día entero.

Cuando lo despegues, pueden pasar dos cosas:

  •         Que se hayan formado gotas de agua en la cara exterior del papel, la que mira hacia dentro sin tocar la pared. En este caso, tienes un problema de condensación.
  •         Que se haya acumulado humedad entre la pared y el papel de aluminio. En cuyo caso el problema es una filtración exterior.

Elige pintura impermeabilizante por zonas

Existen muchos tipos de pintura impermeabilizante diferentes, pensados para zonas específicas de la vivienda. Es fundamental que no escojas la pintura al azar, o su rendimiento será peor (o inexistente).

Y recuerda que antes de aplicar la pintura (con las instrucciones, capas y tiempos de secado indicados en cada envase) debes solucionar primero el problema, y segundo, reparar la zona, lijando y eliminando toda la parte estropeada en la medida de lo posible para que quede nivelada.

Pintura de interior

Según el estado del daño que haya causado la humedad, tendrás que elegir una u otra pintura impermeabilizante.

  •         Contra la humedad: para simples marcas de humedad, elige impermeabilizante blanca sencilla de interiores, que puedes aplicar incluso en paredes mojadas con un gran rendimiento.
  •         Contra el moho: si la pared ya se te ha puesto negra, existen pinturas impermeabilizantes mates pensadas para combatir el moho. Es la pintura perfecta para baños, y en general para todas las habitaciones que tengan una mala ventilación, o una calefacción o aislamiento defectuoso.
  •         Pintura antimanchas: Existe otra variedad que directamente borra cualquier mancha, aunque no sea de humedad. Queda la pared como nueva.

Pintura de exteriores

elegir pintura impermeabilizante

Las variedades de pintura de exteriores son en general mucho más resistentes, ya que deben enfrentarse a condiciones atmosféricas muy erosivas y agresivas (sol, viento, lluvia, choque térmico mayor).

  •         Fachadas, azoteas y terrazas poco transitadas: las zonas que no han de sufrir unos pies pasando normalmente por encima, se impermeabilizan con pinturas acrílicas, que son algo más sensibles a arañazos, pero tienen un acabado genial, y son buenos aislantes térmicos.
  •         Terrazas de uso habitual: una terraza de ático o de dúplex, y en general exteriores donde se haga vida y se suela transitar, exigen pintura de poliuretano. Es transparente, es impermeable, y es muy resistente y duradero, podrás pisarlo cuanto quieras sin problema.
  •         Suelos de terraza poco transitados: si no es una zona por la que pase gente habitualmente, el caucho acrílico proporciona incluso mayor resistencia e impermeabilidad que el poliuretano.

Y recuerda que, en cualquier caso, antes de elegir una pintura impermeabilizante concreta, deberías asesorarte y asegurarte en tu tienda de bricolaje, tanto sobre la idoneidad del producto, como sobre la cantidad y la aplicación adecuada.

¡Buena suerte, y que acabes con esas feas humedades!



O si lo prefieres, llama GRATIS al 900 901 077 y te ayudaremos con tu reforma