De dormitorio infantil a dormitorio juvenil

De dormitorio infantil a dormitorio juvenil

29 Ago De dormitorio infantil a dormitorio juvenil

Cuando un bebé llega a la familia, invertimos mucho tiempo, dinero y, por supuesto, ilusión en crear una habitación infantil. En ese momento, lo más importante es que el dormitorio infantil cuente con todo lo necesario para cubrir las necesidades del pequeño.

Pero los niños crecen, y con su crecimiento y desarrollo van surgiendo nuevas necesidades. Es normal que el preadolescente ya no se sienta cómodo con las paredes repletas de ositos mimosos. ¿No crees?

Ello nos obliga a transformar el dormitorio infantil y adecuarlo a las nuevas necesidades de un joven que estudia, descansa, escucha música o invita a sus amigos. Es por ello, que desde Reformador hemos querido dedicar este artículo a mostrarte algunas ideas para darle un giro a la habitación infantil y transformarla en un dormitorio juvenil.

El dormitorio juvenil

Los jóvenes de hoy en día pisan fuerte y tienen las ideas claras. Por ello, ya que el nuevo dormitorio deberá permanecer así durante unos cuantos años, lo mejor que puedes hacer es dejar que te ayude a decorarlo o, al menos, que te cuente qué es lo que quiere. Al fin y al cabo, este será su espacio y mejor que se sienta a gusto en él.

Antes de empezar con la renovación del dormitorio juvenil, deberás tener en cuenta algunos aspectos como el diseño, pero sobre todo la funcionalidad. Piensa que sus necesidades han cambiado y deberás adecuar a ellas cada uno de los espacios.

Si eres de los que se quejan frente al desorden del dormitorio de tus hijos, ¿por qué no ponérselo fácil con prácticas soluciones de almacenaje? Si no dispone de espacio para guardar sus cosas, es normal que lo deje todo donde pueda.

También es importante que adaptes el tamaño de su armario a sus condiciones actuales. Como es normal, no requiere el mismo espacio la ropa de un bebé, que la de un joven de 14 o 15 años.

Piensa también a qué va a ser destinado cada rincón del dormitorio y atrévete a crear diferentes espacios, ya sea para descansar, estudiar o jugar a la videoconsola.

 

Zonas de estudio

Jóvenes y adolescentes pasan gran parte de su tiempo estudiando. Frente a las exigentes obligaciones escolares, poder contar con una zona de estudio que les permita concentrarse, estudiar y realizar las tareas necesarias se convierte en un imprescindible.

Estanterías y librerías para almacenar

Libros, libretas, carpetas, documentos… ¿dónde guardarlo? Cuando el niño ya deja de ser un niño, los objetos que debe almacenar también cambian. Los juguetes infantiles de antes, ahora se han convertido en tablets, consolas, libros o instrumentos musicales. Y es por esto que los muebles destinados al almacenaje también deben de ser distintos.

Dormitorios juveniles pequeños

Aprovechar el espacio en un dormitorio siempre es un reto. Pero aún lo es más cuando se trata de niños y jóvenes que disponen de muchos objetos y generalmente pocas ganas de ordenar y guardar.

Para los dormitorios juveniles pequeños, una buena idea son los muebles plegables, como las camas abatibles o los muebles versátiles, que responden a diversas funciones. Pero hay una opción que seguro que a tus hijos les encanta, que mantiene la cama en lo alto del dormitorio para dejar libre el espacio inferior, ya sea para leer, estudiar, o llevar a cabo otras actividades.

Detalles personales

Los detalles personales son los que harán que el joven sienta el dormitorio como propio. Deja que cree su propio refugio con fotografías de su grupo de amigos, y donde estén presentes algunos objetos que, para él o ella, tengan algún significado.

Dormitorios juveniles compartidos

Cuando es un mismo dormitorio deben convivir varios hermanos, la cosa se complica, y especialmente si son de edades distintas.

Existen muchas soluciones para que dos hermanos duerman juntos, como las literas o las camas nido. Pero, por regla general, a todos nos gusta tener nuestro propio espacio y lo de compartir no siempre gusta. Una buena idea en los dormitorios juveniles compartidos es separar los diferentes espacios mediante una estantería sin fondo.

De esta manera, conseguirás delimitar cada una de las zonas, que cada uno tenga su propio espacio y darles la privacidad que necesitan. Quizás de esta manera conseguirás que se sientan a gusto, cada uno en su rincón personal.

Estas son solo algunas ideas para un dormitorio juvenil, pero hay muchísimas más… Saca tu parte más creativa y deja volar tu imaginación para dar lugar a nuevos espacios bonitos, prácticos y funcionales.



O si lo prefieres, llama GRATIS al 900 901 077 y te ayudaremos con tu reforma