Ideas de reforma para mantener ordenado el cuarto de los niños

Guardar juguetes

17 Oct Ideas de reforma para mantener ordenado el cuarto de los niños

Una casa con niños es una casa desordenada. Esto hay que asumirlo como realidad material, y ya está. ¿Qué hace el desodorante en la cocina? ¿Por qué está ese playmobil encima del radiador del baño? ¿Y por qué acabo de encontrar debajo de los juguetes de tu cuarto la pluma estilográfica que llevo meses buscando? Nadie lo sabe.

No puedes evitar el desorden. Pero sí puedes contenerlo, mantenerlo a raya. No te mentiremos: básicamente necesitas paciencia y tesón. Pero sí es cierto que algunos trucos te ayudarán a que se conserve ordenado más tiempo, o que al menos no se note tanto que está hecho un caos. Así que apúntate estas ideas de reforma y decoración, porque te ayudarán a ordenar el cuarto de los niños.

1.La separación de espacios es fundamental

Los niños juegan. Pero también leen, pintan, y estudian o hacen deberes. Y si todavía no lo hacen, no tardarán. Y para cada una de esas actividades tienen millones de objetos y cosas que se van desperdigando a los cuatro vientos con cada uso. Esto hace que ordenar el cuarto infantil sea a veces una auténtica pesadilla, porque por todas partes aparecen por igual muñecos, piezas, libros, colores, plastilina, y cacharritos absurdos de los que dan en el McDonald’s.

La clave para aliviar este caos general está en separar los diferentes focos de caos individual. O sea: un rincón para juegos, otro para manualidades, y zona de lectura o trabajo.

Y esto vale la pena pensarlo desde el mismo momento en que estás reformando el piso y haciendo la obra: si tienes posibilidad, consigue la mayor cantidad de luz posible, y deja el espacio libre de obstáculos estructurales para poder separar la habitación en zonas visuales. Allá donde entre luz directa debería ser el punto de la mesa o zona de trabajo, donde además podrán pintar o hacer sus manualidades, y donde siempre va genial una pizarra.

En otro extremo puede estar la zona de juegos. Y los peluches concentrados en la cama durante el día, a menos que ese sea el punto de lectura y necesites tenerla despejada.

Sea como sea que lo organices, lo importante de esa separación es que los objetos tienden a quedar relativamente más cerca de su punto de origen, lo que significa que no tendrás que perder tanto tiempo separando plastidecores de muñecos, acuarelas de libros, o tizas de piezas de puzzle. Ni tendrás que hacer tantos viajes a un lado y a otro.

Guardar juguetes

2. El cuarto aparte

Una entrada muy breve, porque depende sencillamente de si dispones del espacio o no. Pero si es el caso, lo mejor es llevar al extremo la separación de espacios, y “sacar” la zona de juegos para asignarle un cuarto exclusivo. Una solución genial de reforma en dos habitaciones adyacentes es crear una puerta corredera comunicando ambas estancias, disfrutando así el niño de un espacio integral, en el que sin embargo juego y trabajo está bien diferenciado.

Con esto reducirás la mezcla de desórdenes, y te será mucho más fácil ordenarlo todo… ¡y enseñarles a que sean ellos los que lo recojan!

3. Mi reino por otra caja

“Cajas” es la palabra mágica para todo el que tiene niños. Si tú los tienes y todavía no lo es, necesitas empezar yaDespués de la separación de espacios, la mejor arma contra el desorden en el cuarto infantil es un ejército de cajasCajas de cartón gigantes para apilar al lado del armario o a los pies de la cama. Cajas medianas para meter dentro del armario. Cajas bajas con ruedas para esconder debajo de la cama. Cubitos apilables al lado del escritorio. Las cajas son maravillosas porque aunque dentro tengan un caos de objetos, por fuera todo queda ordenado y pulidoY si además les pones etiquetas o distintivos, la tarea de ordenar se agiliza a lo grande.

4. Lo vertical también es útil

Que los metros de ancho y largo no limiten tu capacidad para poner orden. Recuerda que la habitación de los niños también tiene altura, y en esa línea vertical tienes infinidad de posibilidades para almacenaje y orden.

Por un lado, las paredes. Haz que te instalen estanterías o cestos, o instaladlos vosotros mismos. Te sirve tanto comprados en grandes superficies, como proyectos DIY reaprovechando cestos o cajas en desuso. Y luego, asigna a cada uno de esos estantes un contenido particular: libros, determinados peluches, la colección de My Little Pony, las trompetas, timbales y panderetas…

Otra opción es usar directamente el techo. ¿Cómo? Pues con ganchos y cestas colgantes. Asegúrate de que te lo instalan profesionales, porque la sujeción debe ser firme (antes o después, los niños intentarán colgarse, es tan inevitable como el desorden), pero una cesta de malla colgante puede ser un lugar genial para ir metiendo muñecos perdidos aleatorios. O la ropa sucia. Y así te ahorras que al desorden de tizas, muñecos y piezas de puzzle se le sumen varios calcetines sucios desparejados.

Como decíamos al principio, el desorden no lo vas a poder evitar. Pero esperamos que estos consejos al menos te ayuden a que la tarea de ordenar el cuarto de los niños se vuelva algo más rápida y algo más sencilla. ¡Ánimo y suerte ahí fuera!



O si lo prefieres, llama GRATIS al 900 901 077 y te ayudaremos con tu reforma