¿Proteger la madera de exterior con barniz o aceite de linaza?

15 Dic ¿Proteger la madera de exterior con barniz o aceite de linaza?

A todo el mundo le gusta la madera, y es habitual que en balcones, terrazas y jardines pongas muebles de madera. Unas veces, comprando muebles específicamente pensados para exteriores. Otras veces, reciclando muebles de interior sacándolos fuera. Pero, ¿cómo proteger la madera de exterior de las agresiones a las que se enfrenta? ¿Barnices? ¿Aceitas? ¿Ambos?

En este artículo te damos algunas claves para que la madera de exterior se mantenga en las mejores condiciones posibles.

proteger la madera de exterior

Las agresiones del exterior

La intemperie es un entorno hostil para los muebles de madera. Cualquier mueble tiene que enfrentarse a:

  •         La humedad de la lluvia y el rocío.
  •         El efecto del viento, el polvo y otras partículas erosionantes.
  •         La destructiva acción del sol con sus rayos UV
  •         Hongos
  •         Insectos

Y unos u otros acaban afectando siempre a la madera. Da igual cuál sea. Es cierto que hay maderas originarias de climas tropicales, como la teca o el wengué, que soportan muy bien la humedad, mientras que otras como el abedul parece que se desintegren. Pero eso no significa que no les afecte el sol, o que no sean vulnerables a agentes biológicos.

Por lo tanto, cualquier madera de exterior debe ser tratada si queremos mantenerla en buenas condiciones el mayor tiempo posible.[/vc_column_text]

[/vc_column][/vc_row]

El preparado de la madera

Antes de hablar de barnices o aceites, ten presente que si vas a reciclar un mueble o madera que está pintado o lleva alguna capa de barniz, lo primero es eliminar esas capas.

Un lijado a fondo con posterior cepillado debería ser suficiente.

Un buen lavado de la madera usando un estropajo (que no deje hilos) con agua y jabón neutro ayudará también a eliminar restos.

Una vez tengas la madera “virgen”, déjala secar durante un día entero. No la expongas directamente al sol, especialmente si es intenso, porque el cambio de temperatura podría cuartearla.

Cuando ya esté bien seca, es hora de pasar al tratamiento.

Lasur, aceite y barniz

Cuando piensas en “proteger la madera”, el primer pensamiento que tenemos todos es “barnizar”. Pero lo cierto es que el barniz en exteriores puede ser muy problemático.

proteger la madera de exterior

Puede servirte muy bien si lo usas como “capa final”, y asumiendo que será un barniz especial de exteriores, con filtro anti-UV para proteger de la acción del sol, que es la más agresiva. Este tipo de barnices es flexible, de forma que no se cuartea tanto con el sol.

Pero en general, el cuarteamiento es casi inevitable con un barniz.

Por eso para las maderas lo mejor es trabajar con lasures y aceites.

Ambas sustancias, aunque difieren en su composición, funcionan de forma muy similar, y las podrás encontrar en cualquier tienda de bricolaje y jardinería.

Tienes que frotarlas con un paño por toda la superficie de madera, y de forma generosa.

Verás que la madera va absorbiendo los aceites: estos se filtran en el interior, protegen los intersticios, y acaban sellando la madera evitando que absorba agua, que crezca el moho, o que un insecto pueda meterse dentro para dejar sus huevos.

El proceso habrá terminado cuando veas que la madera ya no es capaz de absorber más aceite.

Intenta ser lo más exhaustivo posible en cuanto a la homogeneización, que no queden partes bien cubiertas y otras descuidadas.

Para comprobar si has puesto aceite suficiente, haz la prueba de la gota de agua: deja caer una gota sobre la madera, y observa su comportamiento. Si la madera la absorbe, necesitas frotarle más aceite. Si la repele… ¡ya lo tienes protegido!

Busca profesionales que te ayuden

Ten presente que después de cada invierno vas a tener que tratar la madera de nuevo. Ni que sea un mínimo mantenimiento.

proteger la madera de exterior

Y que algunas maderas funcionan mejor que otras en exteriores.

Si tienes en marcha una reforma de tus exteriores, lo mejor es que te dejes aconsejar por los profesionales respecto al tipo de madera más adecuado. Y recuerda que todas necesitan tratamiento. Sobre todo en España, donde la diferencia de temperaturas noche-día e invierno-verano es muy grande, lo cual somete a la madera a muchas tensiones que la acaban estropeando.

Ten en cuenta las claves explicadas en este texto, ¡y a disfrutar de la calidez y el tacto de tus muebles de madera de exterior!



O si lo prefieres, llama GRATIS al 900 901 077 y te ayudaremos con tu reforma