Reforma integral en General Perón – Azca

Vivienda

Piso

Superficie

220 m2

Intervención

Integral

Localización

Tetuán

La Historia

En Reformador sabemos lo importante que es mantener la esencia de una vivienda aun cuando estemos realizando una reforma integral: modernizar los espacios sin perder ese encanto especial que la caracteriza es todo un reto que debe afrontarse desde varias perspectivas para superarlo con éxito. Un buen ejemplo es la reforma que llevamos a cabo en un piso de 220 m2 en Azca: un piso sobrio, clásico y muy funcional al que le dimos una vuelta de tuerca para sacarle el máximo partido.

El baño estaba alicatado en mármol con aguas azules y verdes en la parte inferior, y blanco en la parte superior con una cenefa a juego. En el suelo, baldosas de los mismos colores creando un efecto de damero y los muebles de baño lacados en blanco. Nuestra apuesta de reforma integral quiso mantener ese estilo retro pero dándole un aire mucho más rústico; así, sustituimos la bañera por un plato de ducha cuya pared se recubrió con unos azulejos en tonos marrones, grises y rojizos con motivos geométricos, a imitación de las baldosas antiguas.



La solución

Para el suelo optamos por colocar parquet y sustituimos los muebles de baño por otros menos voluminosos y de corte antiguo: lacados en madera grisácea, con tiradores de porcelana y una grifería de latón que sigue el mismo estilo clásico, rematados por un espejo con el marco a juego.

En el otro baño, la reforma integral se centró en un estilo rústico pero más de diseño, colocando unos azulejos marrones de corte rectangular en la parte inferior y dejando la parte superior pintada en blanco. Para la ducha, la opción ganadora fueron unos pequeños azulejos cuadrados en diferentes tonos marrones. Para acabar de conseguir el efecto deseado colocamos un mueble de baño de madera en color wengué con dos lavabos que descansan encima.

En el salón sustituimos el suelo de mármol, que contaba con una cenefa en la parte central, por un elegante parquet en color caoba y cambiamos la pintura original, de un tono marrón, por un beige grisáceo mucho más claro, que aporta luminosidad. De esta manera conseguimos un salón mucho más espacioso y elegante a la par que moderno.

Colocamos este parquet en todas las habitaciones, eliminando los espacios a doble altura, y también apostamos por pintarlas en tonos similares y colocar armarios empotrados lacados en blanco para dar más capacidad de almacenamiento sin perder luminosidad.

Para mantener el estilo clásico del piso nos decidimos a mantener la decoración del pasillo, hecha con mosaicos florales, así como las molduras, las estanterías de obra del comedor y el arco de la entrada. El resultado es un piso moderno y funcional que conserva toda su personalidad sin renunciar al diseño más actual.

O si lo prefieres, llama GRATIS al 900 901 077 y te ayudaremos con tu reforma