Trucos para tener siempre el baño ordenado

Trucos para tener siempre el baño ordenado

19 Feb Trucos para tener siempre el baño ordenado

El orden es importante en todas las partes de la casa, pero en el baño es indispensable. El baño es el lugar donde nos observamos y acicalamos, donde realizamos nuestras necesidades vitales, y nos aseamos en la intimidad.

Por tanto ha de ser un lugar agradable y también práctico.

El desorden es enemigo de ambas cosas.

Por tanto, ¡es necesario tenerlo todo a mano y en orden!

Vamos a ver algunos trucos que te ayudarán a mantener el desorden a raya, y a despedirte de esos baños repletos de botes donde no puede dar media vuelta sin tirar algo por el suelo o por el lavabo.

Antes de nada, revisa y despeja

En el baño pasa como en la cocina: que guardamos muchas cosas que en realidad no utilizamos. En un baño grande metes un montón de muebles y no hay problema. En uno pequeño, cada centímetro de almacenamiento cuenta.

Así que si tienes el baño hecho un desastre y te dispones a poner orden de una vez por todas, antes de comprar otro mueblecito, primero revisa todo lo que hay.

  • Saca del baño aquellos aparatos que utilices muy de uvas a brevas, te harán el mismo uso en un armario de tu dormitorio, y liberarás un valioso espacio a ocupar con lo que utilices más a menudo.
  • Deshazte de cualquier tarro o bote con productos que no utilices. Si acumulas muchas cremas viejas porque te van regalando, o tienes ya una favorita, ¿qué hacen ahí en el armario?

Eliminar lo innecesario es el primer paso para empezar a ordenar tu baño.

Los muebles adecuados

Escoger el mobiliario de baño va más allá de que sea bonito o encaje bien con la decoración. Tampoco puedes basarte sólo en que sea más grande para que quepan más cosas. Hay que adaptarlos a la realidad del espacio.

Por ejemplo, en un baño estrecho, es mejor perder almacenamiento en el mueble del lavabo con un mueble con menos fondo, que ganarlo con un bulto que te interrumpe el paso y llena visualmente todo el baño.

Los baños grandes no tienen problema, pero en los pequeños es muy interesante optar por muebles altos y estrechos (que compensen su menor fondo con espacio hasta el techo), y esquineros (aprovechando hasta el último rincón).

El mueble del lavabo es recomendable que sea exento, empotrado directamente en la pared, porque así liberas el espacio debajo: es más fácil de limpiar, e ideal para guardar debajo la báscula.

Usa paredes y hasta techos

No tienes por qué limitar el almacenaje a los m2 horizontales. La vertical también es útil. Y puedes emplearla de mil maneras

  • Colgadores de gancho en la pared, colgándole cestas de ganchillo rígidas donde guardar coloretes, pinceles, peines, pintauñas…
  • Estanterías donde no molesten, incluso en el siempre olvidado espacio sobre la puerta del baño, permiten guardar toallas, rollos de papel higiénico, el secador…
  • Incluso puedes cambiar tu voluminoso cesto de la ropa por un cesto de tela que cuelgue del techo tras la puerta, liberando el suelo justo debajo.

Y recuerda que no necesitas invertir necesariamente en mobiliario caro. Aparte de encontrar baldas bien económicas, también puedes ponerte manos a la obra con algún proyecto DIY para el baño, como esas cestas de mimbre que me encantan, atornilladas a la pared por la base y reconvertidas en almacenamiento para toallas.

Separadores por todas partes

Nunca aprovechamos del todo nuestros cajones: contra más profundos son, más cosas guardamos amontonadas y en desorden, y más difícil es encontrar algo.

Las bandejas o separadores de cajón son muy prácticos para esto al crear varios niveles o compartimentos que te servirán para separar las gomas del pelo de los pintalabios o los clips.

Recuerda que, en general, compartimentar es siempre una buena idea.

Una ducha organizada

La zona de la ducha o bañera es siempre un espacio de microcaos dentro del caos. Esponjas colgadas de cualquier sitio, diez botes de champús y jabones de los cuales sólo utilizas la mitad, la alfombrilla que quitas después de cada ducha…

Necesitas buscar soluciones de organización aquí. Una pequeña estantería en material resistente al agua (plástico, metal, solid surface… hay decenas de opciones) nunca está de más.

Otra opción es instalar una barra de ducha paralela, de cuyos ganchos colgar sacos impermeables para guardar los productos.

¿O quizá todo junto en un cesto adecuado justo al lado de la ducha?

Ya ves que hay muchos pequeños detalles que pueden ayudarte a liberar espacio en tu baño y tenerlo ordenado. Ponlos en práctica, ¡y conviértelo en el espacio de intimidad y relajación que te mereces!



O si lo prefieres, llama GRATIS al 900 901 077 y te ayudaremos con tu reforma